Fisiología y Medicina en Altura

Hipobaria Intermitente Crónica en Chile

Hipobaria Intermitente Crónica en Chile

Hipobaria Intermitente Crónica en Chile

Autor: Equipo Investigación HIGHALTMED CHILE Universidad de Antofagasta.

En las últimas décadas, Chile ha experimentado un aumento explosivo de las actividades de trabajo a gran altitud geográfica, sobre todo en la minería, así como un considerable incremento en el número de trabajadores que se exponen a esta condición. La hipobaria intermitente crónica es una modalidad de trabajo único en el mundo, ya que tiene un componente de exposición aguda en cada ascenso y un componente de exposición crónica generado por la permanencia de meses y años trabajando en este tipo de faenas, por tal motivo, los trabajadores presentan riesgos de accidentes y enfermedades profesionales diversas a aquellos que trabajan a nivel del mar.

Las modificaciones en el D.S. Nº594, de 1999 del Reglamento sobre Salud básica y Condiciones ambientales en el lugar de trabajo (Ministerio de Salud, 2012) ha incrementado el interés acerca de esta temática ya que trae importantes retos para las empresas y los trabajadores desde el punto de vista biomédico y social. Dado que reconoce que la exposición crónica intermitente a gran altitud geográfica puede producir enfermedades profesionales reversibles a corto plazo, principalmente cardiopulmonares y neurológicas, cambios, que van desde la enfermedad aguda de montaña en sus diferentes variedades, y a largo plazo  Policitemia, trastornos del sueño e hipertensión pulmonar.  Al mismo tiempo establece las contraindicaciones para trabajar a gran altitud y propone medidas de mitigación para atenuar los efectos de la hipobaria intermitente crónica (HIC). 

La HIC es un tipo de exposición a gran altitud en forma intermitente periódica, de tipo  laboral, que inicialmente se le denominó exposición crónica intermitente a hipoxia hipobárica (Jimenez, 1995) Este modelo es distinto al de la exposición aguda del montañista y a la exposición crónica de los trabajadores nativos con residencia y explotación de yacimientos a gran altitud, como Cerro Pasco, Perú (4.300 msnm); Rinconada, Perú, (5.400 msnm). Potosi, Bolivia, (4000 msnm), (Leon-Velarde et al., 2000), (Vasquez & Villena, 2001). La modalidad del trabajo minero en Chile tiene un componente de exposición aguda en cada ascenso y un componente de exposición crónica generado por la permanencia por meses y años trabajando en este tipo de faenas.

El trabajo de la gran minería requiere personal altamente calificado y entrenado en el manejo de tecnología de punta, la mayoría de los trabajadores provienen de grandes ciudades a través de todo Chile, las que son mayoritariamente de nivel del mar, según muestra el mapa de la gran minería. 

La minería es la principal actividad económica de Chile y al menos un 50% de las faenas mineras están situadas a gran altitud en la zona de la Cordillera de Los Andes, como se aprecia en el mapa de la gran minería. La modalidad de trabajo en hipobaria intermitente crónica lleva más de 3 décadas en permanente desarrollo (Jiménez, 2003) y ha puesto a Chile como el primer productor mundial de cobre, nitratos naturales, yodo y litio en el mundo.

 

El Factor Agudo de la Hipobaria Intermitente Crónica.

Cuando personas sanas no aclimatadas ascienden en forma rápida a gran altitud están en riesgo de sufrir cualquiera de las debilitantes y potencialmente letales enfermedades que ocurren dentro de los primeros días de arribar a altitud (Hackett & Roach, 2001) (Bartsch & Swenson, 2013).

Hay consenso que viajar a elevaciones por sobre los 2.500 msnm altitud, que corresponde a una altitud moderada según literatura especializada, se asocia a riesgo de presentar una o más de las formas de enfermedad aguda de la altitud.

Factores de riesgo para sufrir Enfermedad Aguda de Altitud

En el contexto laboral, un riesgo es una probabilidad que ocurra un evento que pueda causar daño a la salud de las personas (Ley 16.744). Todo riesgo  es susceptible de ser previsto y minimizado en su ocurrencia,  en el caso de las enfermedades de la altitud, la pregunta es ¿Cuáles son las condiciones conocidas y asociadas a la presentación o no presentación del riesgo? FIG. 2

Altitud alcanzada: La sintomatología de mal agudo de montaña y la frecuencia de presentación se relaciona directamente con la altitud alcanzada. Se ha encontrado un 9% a 2850; 13% a 3050; 34% a 3650 en montañistas recreacionales. (Maggiorini, Buhler, Walter, & Oelz, 1990). Globalmente se puede describir que la sintomatología de enfermedad aguda de altitud ocurre en alrededor de 10-25% de las personas sanas no aclimatadas que ascienden a 2.500 msnm y entre 50 a 85% de los que ascienden entre 4.500 – 5.500 msnm y que en este último rango suele ser una enfermedad severa e incapacitante, sino fatal (Bartsch & Swenson, 2013).

Efectos de la Hipobaria Intermitente Crónica en el Trabajador

El área minera, utiliza como modalidad laboral el sistema de turnos rotativos, donde el sujeto trabaja a Gran altitud y descansa a baja altitud (BA, 500-2.000 msnm) o nivel del mar (NM, <500 m) por un tiempo proporcional al trabajado. Las modalidades de turnos más utilizados en la exposición a HIC son el 4×3 y 7×7; siendo este último el más utilizado y compatible con la vida socio familiar de los trabajadores.

Los estudios indican que los ajustes a largo plazo de exposición a hipobaria intermitente crónica (HIC) tienden a asemejarse a los de la hipoxia crónica respecto de la respuesta fisiológica ventilatoria, cardiovascular y eritropoyética. Sin embargo considerando la misma altitud, hay diferencias en el tiempo necesario para completar la aclimatación de algunos parámetros.  La hipoxia crónica requiere de unos pocos meses para la aclimatación, mientras que la HIC parece requerir varios años para la estabilización de algunos de los parámetros de aclimatación, mientras otros no terminan por estabilizarse (Farias et al., 2013).